Deflamencoporgranada.blog 6/12/2015/ José Manuel Rojas

“El éxtasis de La Moneta”

Arrancaron el viernes los Encuentros Flamencos de Granada, a lo grande. No a lo pomposo ni al manido olor a alfombra roja que reina en otros festivales en los últimos tiempos.  Simplemente con argumentos artísticos en lo alto de un escenario y, argumentos de una mujer de la tierra que es universal: Fuensanta La Moneta. Al salir del teatro, de disfrutar de ‘Divino amor humano’, se escuchaba en varios foros algo parecido a que La Moneta se había reinventado. Ciertamente creo que la expresión es errónea por lo peyorativo que la misma suele acarrear. La reinvención suele acarrear un fin de ciclo, una vía sin salida, una decadencia por la reiteración. La Moneta no se encuentra ahí. Me atrevería a decir que la del Zaidín se posiciona en el momento más dulce de lo que lleva de carrera. En ‘Divino amor humano’ retoma algo del universo ya vivido en ‘De entre la luna y los hombres’ pero con el peso de lo vivido no únicamente a nivel coreográfico sino también a nivel vital. Una madurez que la ha llevado a impregnarse de la obra de Santa Teresa de Jesús y recolocarla en un terreno que, bajo mi humilde opinión, sobrepasa los límites del duende. Estamos ante arte visual con un mapping sencillo pero protagonista de Diego Padin. Disfrutamos de la música, en el sentido más amplio de la misma, gracias a un elenco multidisciplinar donde Luis Mariano, Yorrick Troman y Paco Luque configuran una pequeña orquesta capaz de hacernos un recorrido desde lo terrenal a lo espiritual  con paradas en cielo, purgatorio e infierno. Sensaciones y sentimientos puestos al servicio del ingenio coreográfico de Fuensanta, que apenas abandona las tablas durante este ‘Divino  amor humano’. En ellas recita, nace y muere, pero, como era de esperar, sobretodo baila. Baila al violín, a la guitarra eléctrica, a la española, al compás de Cristina Aguilera y Raimundo Benítez, a la voz de Aroa Palomo. Baila por malagueñas, por mariana, por petenera y por soleá. Pero lo más importante es que baila con todo lo vivido, con todo lo leído y lo sentido  al leer las obras completas de Santa Teresa. La palabra hecha danza y el baile hecho poesía. Un corazón desgarrado que levantó a todo el patio de butacas del teatro  Isabel La Católica. La Moneta nos llevó al éxtasis. Bravo nuevamente por la sacerdotisa.

DIARIO DE JEREZ 25/02/2015 Fran Pereira

“…De nuevo cambio de vestuario, muy cuidado en todo el espectáculo, por cierto. El sonido andalusí de Luis Mariano, cuya pulsación es limpia y selecta, nos acerca a unos tientos azambrados, como recoge el programa. Sin duda fue la mejor de toda la noche. La Moneta nos trasladó a un tiempo anterior, desafió a su propia figura, a su propio conocimiento. Es como cuando bajas una cuesta empinada en una bicicleta. Ráfagas de buen gusto, de baile de verdad, de sabiduría, de destreza, de fuego…Una verdadera delicia, una lección de cómo se tiene que bailar por tientos-tangos…”

ATICOIZQUIERDA 24/02/2015 Paco Vargas.

“…Tras el cante desgarrado de Miguel Lavi, que interpretó un cante por romance, salió Javier Latorre –artista invitado en la obra- para dejarnos una lección de elegancia y silencio, de emoción y belleza. Bailando como un maestro, pero con la humildad y las ganas de un principiante. Y en eso, sale, toda de blanco, paseando la bata de cola con flamencura, Fuensanta “La Moneta”. Suena la guitarra por soleá y comienza el cante de distintos estilos de las conocidas como “soleares apolás”. Juan Ángel Tirado se acordó de Enrique Morente y de Manuel Celestino Cobos “Cobitos” –que era jerezano, aunque se hiciera cantaor en Granada-. El paso a dos entre el maestro Latorre y la joven protagonista, que tanto aprendió y aprende de él, fue sencillamente esplendoroso, con momentos de emoción indescriptible. Lo mejor de la gala, sin duda. Jugando con los tiempos, dibujando formas sinuosas y plásticamente muy bellas. Recorriendo los dos el escenario con limpieza, despacio, sin saltos ni piruetas. Libres y muy flamencos. El respetable aplaudía a rabiar y soltaba gritos de exclamación admirativa mientras alumna y maestro se retiraban haciendo el paseíllo de las grandes noches. Fue la apoteosis…”
EL MUNDO 24/02/2015 Manuel Martín Martín

“…es en la guitarra de Mariano donde La Moneta refleja el brillo de su cara y el ardor que pone en la ejecución de los estilos. Con ella es tan auténtica y honesta que no da un segundo por perdido, y si a veces se mete en laberintos de muy difícil salida, es porque siempre busca la ruta para expresar la verdad, que el aire de lo puro le golpee en su cuerpo para que los demás escuchemos el rumor de su alma…”

FLAMENCO CULTURE 23/02/2015 Francia

Le plus beau spectacle de baile du festival. Incontestablement et à l’unanimité. Le public était en liesse pour applaudir les artistes après une heure et demie de pure émotion. La Moneta réalise une revue de son parcours en mettant en scène les éléments qui ont influencé son baile, comme la guitare, les “rencontres avec d’autres formes d’expression qui ont marqué sa vie”, comme celle avec son maestro Javier Latorre, et le cante.

Dans la première partie, “Sobre mis pasos”, La Moneta danse accompagnée par la seule guitare de Luis Mariano. On reconnaît déjà la touche de Javier Latorre, très présente dans la musique et la chorégraphie. El Mati et Chema del Estad rejoignent la danseuse pour une splendide malagueña parfaitement connectée à la guitare, Fuensanta posant un geste sur chacune des notes, avec de superbes vueltas quebradas. Suivent zapateado avec cajon et guitare seulement, et cante por romance de Miguel Lavi, cantaor de Jerez à qui la salle est acquise d’emblée.

La deuxième partie, “Hados”, signifie “Destins”. C’est aussi un synonyme de “Fatum”, le spectacle qu’avait présenté Javier Latorre l’an dernier en ouverture du festival avec Shoji Kojima. Elle est bouleversante. Javier Latorre apparaît de dos au milieu de la scène et déclenche les Olé des stagiaires présents dans la salle lorsque la scène s’éclaire. Il faut souligner que Javier est un extraordinaire maestro – nous y reviendrons dans un futur article – et qu’il est maintenant très rare de le voir danser sur scène. Ce baile qu’il offre au public du Teatro Villamarta est une solea apola sans guitare, seulement accompagnée par le cante d’El Mati et de Juan Angel Tirado. Moment très intense. La Moneta le rejoint, en bata de cola blanche, et danse en duo avec le maestro. Le public, qui compte beaucoup de japonaises, est en liesse et crie “Javier”. Fuensanta poursuit avec un baile por siguiriya, soutenue par le cante magistral de Juan Angel Tirado.

Dans la 3ème partie “Vereda” – sentier en français -, La Moneta évoque sa relation au cante, avec une granaina et des cantes abandolaos interprétés par les chanteurs, dont la belle intervention d’El Mati. La fabuleuse introduction de guitare de Luis Mariano sur les “tientos azambrados” permet à La Moneta de préparer un baile fortement marqué par le style de Grenade, illustré aussi par les motifs en fond de scène qui rappellent l’Alhambra, et d’offrir au spectateur un moment d’une grande intensité, aussi bien pendant les tientos que les tangos qui suivent.

Standing ovation méritée donc pour la Moneta et les artistes qui l’accompagnaient après l’ultime baile por solea por buleria et jaleos.

Il faut souligner le remarquable travail de lumières sur le spectacle, qui a parfaitement mis en valeur le baile, et celui du talentueux guitariste Luis Mariano, véritable pilier du spectacle.

PELLIZCO FLAMENCO 18/02/2015 Francisco Reina.

“…La granadina, pese a su juventud, se ha consolidado como un referente del baile racial, que, empero, no desplegó en la farruca y la malagueña, en las que se mostró más clásica. En la soleá apolá, el maestro Javier Latorre acompañó a su discípula -con una bata de cola blanca- en un dúo de arte. Luego, vendría el estremecimiento ya reseñado que provocó El Pele por seguiriyas con La Moneta, de negro y morado y con castañuelas. Compusieron estampas de arte, para enmarcar. Benditos sean…”

COLMAO 18/02/2015 José Ramón Zapata

“La Moneta” no gusta porque su baile sea flamenco desde que se levanta el telón hasta que se cierra -que también-, sino por su entrega en todos y cada uno de los estilos ejecutados. Su “paso a paso” estuvo cargado de momentos emotivos salpicados por brotes de rabia e improvisación; como si de una reivindicación se tratara en pro del arte flamenco.

Tuvo un detalle de grande donde las haya: bailar con uno de sus profesores, Javier Latorre. Pero el clímax en la noche lo protagonizó bailando unas tonás cantada por Manuel Moreno Maya, conocido como “El Pele”. Para este escribidor resulta difícil, tremendamente difícil, narrar lo vivido ese momento. Se juntaron la fuerza del cantaor con la de la bailaora, la sabiduría de uno con la del otro. Los sentimientos afloraron en sus rostros de forma que a más de uno, incluido a quien esto firma, les tocó las fibras más sensibles de sus anatomías. ¡No se puede cantar y bailar mejor!…”

VOLANDOVENGO BLOG 10/02/2015 Jorge Fernández Bustos

“…¿La Moneta? Fantástica, como siempre. Bastantes años llevo contemplando a esta artista, sus propuestas y evoluciones. Tengo la fortuna de tenerla cerca y de seguir paso a paso los pasos que ella da. Esta obra, incluso, la he presenciado, desde su estreno en la Bienal de Sevilla, en 2012, tres o cuatro veces, y siempre es distinta. A veces llama la atención más una pieza que otra, pero siempre estremece su entrega, su complicidad y su efectiva factura…”

GRANADAIFLAMENCO BLOG 10/02/2015 Antonio Conde.

“…Tres voces completaron el elenco artístico cantaor. Voces dispares pero a cuál más flamenca.Miguel Lavi se acordó del Negro en el romance de Bernardo el Carpio. Juan Ángel Tirado y Mati hicieron lo propio al recorrer el barrio de Triana en la tanda de soleares que le cantaron a Javier Latorre y La Moneta. No recuerdo un paso a dos más completo y más enduendado que el de estos dos. La elegancia de Javier, la verticalidad de su cuerpo, el uso de sus brazos son el decálogo del siglo XXI de cómo bailar ‘en hombre’. Vicente Escudero ya dejó el camino abierto para que viniera Javier a recoger el testigo y engrandecer  el baile flamenco. La Moneta con bata de cola, hizo lo propio en femenino.

VOLANDOVENGO BLOG 17/6/2014 Jorge Fernández Bustos

“…la granadina nos mostró el verdadero baile del siglo veintiuno, en el que se aúna el contemporáneo con el flamenco, sin que sea un postizo, sino formando parte de él como un apéndice imprescindible; y la implicación de todo su cuerpo como si de un todo se tratara, pies y manos, hombros y cintura, ojos y sonrisa, y la fuerza permanente, y la técnica que está tan solapada que parece que no existiera sólo cuando el sonido del compás se impone con esa naturalidad como si viésemos jugar a un niño…”

Web Revista La Flamenca. 4/4/2014. Rocío Hellín.

“… viajar en el tiempo, no al pasado inmediato, sino a milenios atrás cuando Granada era moruna y las zambras eran su banda sonora. Llega la Fuensanta canastera y de la morería dándonos un capuzón ancestral a golpe de cadera, sensual, femenina y yo que sé cuantas cosas más, tangos morunos y en definitiva, música con mayúsculas. Se recrea en el baile autóctono de su tierra fértil, cabeza siempre arriba, quebrada cuando se lo pide el cuerpo. Que guapa está “La Moneta”, que bien le sienta el compás en la cara mientras juega con él. Soleá con corte tradicional para decirnos que hay que nacer, aunque no se tenga herencia flamenca como es su caso, ella nació para esto y claro lo deja; en permanente complicidad con sus compañeros remata y respira para despedirse por bulerías, merecida fiesta de guasa.

Con sus cantaores como escuderos se baila a ella misma y no para de disfrutar, y no hay mayor satisfacción que ver a una artista así, dos horas de lecciones que podrían aprenderse en toda una vida e incluso faltarnos tiempo. Ovación y saludos que se repiten una y otra vez, y es que no queremos despedida queremos la eternidad para el baile de “La Moneta” soñar despiertos y sentir ese orgullo que ella nos transmite, una es flamenca por cosas así.

Quien no estuvo puede sentir envidia, está permitido, es un lujo sentir que el corazón se te encoge y si la culpa es de “La Moneta” mucho mejor. A sus pies, señora.…”

VOLANDOVENGO BLOG 25/3/2013  Jorge Fernández Bustos.

“… Me he entusiasmado con su evolución, con sus logros que, como un escultor, va añadiendo a su obra para crear el modelado perfecto. Paso a paso nos invita a descubrir ese camino. Es una recopilación temprana de la canción de su baile, de la historia de su vida, pues Fuensanta nació con los tacones…”

IDEAL. 24/3/2013. José Manuel Rojas.

“… Una diosa generosa que demuestra simbiosis con sus cantaores, cuatro señores que se reparten todo el abanico policromático en cuanto a registros vocales haya en esto del quejio. De Jerez al Polígono, con paradas en Santa Fe y el Albaicín. Sin decir nombres todos son grandes y se crecen con Fuensanta, pero es que Fuensanta se crece con ellos en un ejercicio autobiográfico y simbiótico que nos lleva a ir desde los tangos genéticos hasta unas bulerías que van muchos más allá de los cánones establecidos. Y todo con un secundario de lujo como “El Cheyen” al cajón. Noventa minutos de flamenco sin trampa ni cartón. Una hora y media de democracia flamenca. Sin malos gestos, ni imposiciones. Solamente un montaje donde una aficionada quiere bailar. La suerte es que la aficionada es “La Moneta”. Posiblemente la mejor bailaora de España. Posiblemente…”

ABC SEVILLA 29/9/2012 Marta Carrasco.

“Baile de Granada de verdad”

“La Moneta paso a paso” es una obra honesta, seria y pensada para responder exactamente a su nombre. Es decir, dar a conocer el baile de esta granadina que se enfrenta sola a su baile y al público.

Bien rodeada de un plantel de cantaores y con la sola guitarra de Luis Mariano, Fuensanta La Moneta lleva su baile hasta la maestria. La obra está dividida en tres episodios, “Sobre mis pasos”, por farruca, malagueña y zapateado; “Hados” por soleá apolá y seguiriyas y “Vereda”, tientos azambreados, jaleos y solea por bulerías. Todo ello con dos colaboraciones geniales: Juan José Amador y Bobote.

Pero además de mostrar su baile la Moneta quiso recuperar a un bailaor al que no veíamos, en un escenario de la Bienal desde 1994, cuando intervino en un homenaje a Antonio el Bailarin: Javier Latorre. Estos 18 años de ausencia en los que Latorre se ha dedicado a crear, no le han quitado un ápice de su esencia bailaora. Disfrutó él y disfrutó el público con su baile.

El baile avanzaba poco a poco y fue por tientos azambreados y jaleos cuando salió Granada a borbotones. En un mundo tan homologado, donde todos se imitan la Moneta ha elegido diferenciarse. Así su baile es fuerte de pies, pero singular en brazos y torso. El Sacromonte, el Albaizin están impresos a fuego en el baile de Moneta. Echa hacia atrás la cabeza, alza los brazos y baila con los pies, y le falto hacer el cambré en el suelo de la famosa Golondrina. Me gusto lo que emana del baile de Moneta, porque va desde la sensualidad a la dulzura, desde lo académico a lo popular. Los jaleos y la soleá por bulerías fueron el broche de oro para una noche en la que una bailaora nos mostró su honesta forma de entender el flamenco, el de su tierra granadina. Me alegro que nunca olvide dónde están sus raíces

GIRALDA TELEVISIÓN  28/9/2012 ANTONIO ORTEGA.

“…La Moneta cuando se pone a bailar por derecho, que es lo que hizo anoche, encandila los sentidos de los aficionados más exigentes, en su baile nos regala detalles de las más grandes bailaoras de la historia, pero los adereza con su propia personalidad sacándole un jugo que sabe a raíz de la tierra…” “…bailó un paso a dos con Javier Latorre que quedara en los anales de esta Bienal..” “Dio una lección de flamencura sin más protagonismo escenográfico que el baile de una artista brillante y elocuente en sus formas. Fuensanta la Moneta se dejo la piel en el escenario en este recital de baile cien por cien flamenco, sin edulcorantes, bailando por derecho, ella sola y su jondura.

“…contó con la colaboración del maestro Juan José Amador en el cante por seguiriyas, evocación de una de sus bailaoras de cabecera la Gran Carmen Amaya a la que esta bailaora le hace constantes guiños en su baile…”

“…También contó con la colaboración especial del bailaor y coreógrafo Javier Latorre. Su baile es como la arquitectura de una catedral, una obra de arte. El baile de Latorre es de excelencia porque todo en él se desarrolla en un lenguaje corporal que no se anuda en tensiones, bailar en él es lo mismo que parpadear, no es una postura, es una prolongación más de su cuerpo. El pozo de sapiencia que atesora le ha dado finura y elegancia. Solea Apola, la maestría de Latorre se fundió con el temperamento de La Moneta en el paso a dos. Son conceptos alejados, pero la unión fue encantadora…”

“…La Moneta en este recital naturalizo el baile y despejo el desconsuelo de una afición afligida por el impurismo de la falsa vanguardia, con la música de Luis Mariano, guitarrista del montaje, la artista además interpreto farruca, malagueñas zapateados, tientos, zambras, jaleos y solea por bulerías…”

“…Su flamencura fue suprema, repleta de detalles, en los tangos se supero, lo dio todo sin salirse de la llave se rebusco una y otra vez sacando gestos y movimientos que acunaron un sabroso paladar, se dolió en la tragedia de la seguiriya, sentenció en la solea y fue río de jubilo en los estilos festeros. Sus brillantes zapateados mandan en su baile pero no lo condena porque la vehemencia de La Moneta encuentra el temple cuando lo que baila y lo que cuenta es la misma cosa…”

SEVILLA FLAMENCA 28/9/2012 Alejandro Medina Merino

Al son de la malagueña y de la farruca vemos una Moneta más clavada, atenta a la colocación del cuerpo. A veces buscó posturas forzadas, pero aun así aparece siempre el aroma de la inspiración. La visión de esta granadina del baile flamenco actual no cede el mínimo espacio a la banalidad. En el zapateado se aligeró, conectó mejor con el cuadro y empezamos a relajarnos para ver bailar de manera única, lo que empieza a ser exclusivamente el baile de La Moneta. Ese baile no es misericordioso, no conoce alivio, esta enfrascado en una tragedia flamenca de aire oscuro y denso.

La seguiriya es un puñal que se clava y sobre el que ella se retuerce luchando con la fuerza volcánica de sus pies. Cuando parece que la tierra va a quebrarse, La Moneta alza la cara y nos corta el aliento. Su cara es el centro de su expresión, lo más jondo de ella misma en un cuerpo flamenco que lastima y con el que se lastima.

Fuensanta La Moneta fijo su discurso en los pies y en la torsión del tronco. Esto puede gustar o no, ya que la feminidad tiene aquí una versión más terráquea que sensual. Los brazos no tiene papel primordial, raramente coronan la cabeza. Sus torsiones parecen buscar el dolor de sus pies, para luego, por un instante, liberarse, erguirse y fijar los ojos en el público: ¡Ay! El momento más brillante de la noche llegó en la soleá a dúo con Javier Latorre, quien fuera su maestro. La fuerza ciclónica de La Moneta se lanzaba contra la quietud de Latorre; su baile varonil y alzado amansaba los empellones de Fuensanta, que bailaba como el viento silba entre los árboles. Flamenquisimo, emocionante.

Con la solea por bulerías entramos en otro ciclo emocional, y nos regala estampas inolvidables. Pero fue en los tientos con aires de zambra donde la Moneta abrió el frasco de la sensualidad: aparecen los brazos y las caderas, el juego de volantes, la magia del Sacromonte… Nuestro pecho se abre y palpitamos con los aires moros porque La Moneta nos esta dejando enamorados de ella. En los jaleos finales ya estamos entregados, bien despachados de baile.

El espectáculo tiene aspectos mejorables, como la iluminación y algunos momentos del cante, pero tenemos que darle las gracias a todos por traernos tanto flamenco, de ese del que estamos tan necesitados.

IDEAL 14/8/2011. José Manuel Rojas.

“… Todo es un ritual donde hasta que la suma sacerdotisa no acaba su liturgia nadie osa romper el silencio. La granadina infunde miedo y respeto a partes iguales con su mirada. ¡Qué no consigue con el resto de su lenguaje corporal!

VOLANDOVENGO BLOG 18/8/2011. Jorge Fernández Bustos

“… La Moneta presenta este espectáculo como un homenaje a la música, como sumisión al flamenco. Escucha como nadie el cante, al que se debe, y cada giro, cada zapateado, el germen de su fuerza lo justifica el cuadro de atrás. Es un baile pensado y repensado, ensayado mil veces, pero que parece nuevo sobre las tablas, que es nuevo, como concepto heracliteano del “todo pasa”.

EL PAIS 30/06/2011. Ángel Álvarez Caballero

“… La Moneta es una gran bailaora…”

DIARIO DE ALMERÍA 22/05/2011.  Miguel H. Pérez

“Por vez primera El Taranto entrega su premio grande a una bailaora”

“…Un éxito rotundo. El baile de la joven granadina produce unas sensaciones que reconozco no sentirme capacitado para expresarlo con palabras que permitan al lector hacerse una idea cercana a la realidad. La Moneta baila con todas las partes de su anatomía, con una fuerza descomunal, difícil de entender de un cuerpo tan pequeño que se va engrandeciendo a medida que el espectador va siendo arrebatado por algo mágico, ancestral que la artista, en trance, va derramando junto al sudor en el escenario. No se puede bailar un flamenco más genuino y raro a la vez. No sé si me explico…”

VOLANDOVENGO BLOG 21/4/2011. Jorge Fernández Bustos

“…Para mí fue una sorpresa de gusto y emoción. A pesar de mi incondicional apego hacia esta bailaora, mi reconocimiento va ensanchándose como un mar de aceite y el estremecimiento que me produjeron sus intervenciones, sobre todo la soleá, no lo había experimentado desde hacía bastantes meses.

Un comienzo por granaínas sirve para establecer sus distancias. Ya no es una bailaora impetuosa (o no sólo eso). Ahora es reflexiva, llena de silencios, de propuestas y sugerencias. El tacón golpea en su momento y la punta rasguea la escena puntosuspenseando un todo armónico. Los pies no son la base, sino un complemento, que, junto a las manos, los hombros y las caderas, están supeditados a los ojos, que no son más que los carbones encendidos del pensamiento del arte puro que esta granadina destila…”

RHEINISCH POST DÜSSELDORF 11/10/2010 Stephanie Becker.

“…Sorprendente es la intensidad que posee esta bailaora con sólo 26 años, parece que el flamenco fluye por cada vena de su cuerpo, su mirada, su postura, todo vibra con tensión. Se agradece que no abusa de ser patética, no sobra nada, con ligereza trae nuevos impulsos a la vieja tradición flamenca. En la primera parte bailando con mantón renuncia al trabajo expresivo de piernas  pero  deja que hablen sus brazos, a veces empieza el movimiento con una mano, que gira lentamente y luego el brazo gira para arriba con un impulso para luego girar el cuerpo entero. En otro momento pega con variedad toda su energía en el suelo. Aplauso atronador.”

FLAMENCOWORLD 9-10-2010 Silvia Calado

Vestida de rojo, con su fiereza granadina, sus desplantes a ráfagas, la cabeza trazando imposibles círculos, las bellas posturas, los cambrés de vértigo, los pitos a lo Amaya… bailó como siempre ha bailado La Moneta. Ya lo vino apuntando en el taranto con el que rememoró su exitoso paso por el concurso del Festival del Cante de las Minas de La Unión. Vestidito canastero, delantal, estándar en el baile y en la compañía. Y lo confirmó en la zambra caracolera que interpretó con bata de cola de felino estampado, mantón y cuerpo de tres bailaores. Y se la cantó y tocó al piano Diego Amador, su artista invitado.

EL CORREO DE ANDALUCIA 9/10/2010 Manuel Bohórquez

“…Tiene un baile muy gitano, que mostró en toda su plenitud en algunos estilos, como, por ejemplo, el taranto, con un desarrollo completo del baile y una flamenquería extraordinaria…”

“…Pero donde La Moneta se sintió más bailaora fue en la soleá, Alma mía, con un preámbulo de tercios cantados demasiado largo, pero de indudable jondura por parte de Lavi y el moronero David Sánchez El Galli. El teatro comenzó a oler a pan recién salido del horno y La Moneta desarrolló un ejercicio completo, con cortes de gran regusto y un movimiento de manos hacía dentro que nos cautivó…”

IDEAL DE GRANADA. 10/07/2010. José Manuel Rojas

Festival Internacional de Música y Danza de Granad. Estreno de Extremo Jondo.

“…El “trance jondo” es un estado en el que muy pocos artistas pueden entrar pero aún menos son los elegidos que pueden trasmitirlo al público. Fuensanta “La Moneta”, hoy por hoy, es la suma sacerdotisa de una religión popular que cada día tiene más feligreses…”

FLAMENCO-WORLD.COM  2/2/2010. Silvia Calado.

“Simbiosis”

“…en el centro se encuentran bailaor y bailaora de nuevo con bravura, que si un guiño a lo añejo, que si un silencio meditado, golpes secos, caderas densas. El gesto de unir bellamente las cabezas fue más que simbólico. Podía haber acabado aquí el espectáculo pero aún quedaba respirar por colombianas y, sobre todo, retarse a una improvisación por solea…y acabar cada uno sentado en la silla del otro con un fundido a negro…”

DEFLAMENCO.COM 30/1/2010. Estela Zatania.

“Reinventando el baile de parejas”

“…es todavía más fascinante ver como una perfecta química, basada en la admiración mutua y una visión compartida, convierte su colaboración en el evento más interesante que ha surgido en el mundo del baile flamenco en varios años…”

ABC Sevilla. 1/2/2010. Marta Carrasco.

“El Flamenco que sorprende”

“… Fue un recital de jóvenes artistas con mucho arte, inquietos, innovadores, pero eso sí, desde las esencias…”

El Mundo. 30/1/2010. Manuel Martín Martín.

“La música que baila”

“…Son las alegrías las primeras imágenes que se traducen a partir de la música. En estos gestos de Estévez y La Moneta se reflejan las emociones estéticas de los tablaos y descubren que si no hay duende, la perfección técnica y los ejercicios complejos no auguran el éxito…”

DEFLAMENCO.COM. 15/12/2009. Gonzalo Montaño Peña.

“100 años de Mairena”. Teatro Maestranza de Sevilla

“Uno de los momentos más interesantes del espectáculo vino con el baile de La Moneta por Tangos, la escuela granadina ha encontrado un punto especial en este estilo y en ella uno de sus proyectos de presente y futuro”.

IL MESSAGGERO. 13/9/2009.  Donatella Bertozzi.

Festival de Roma.

Con la misma longitud de onda que Esperanza Fernández, pero quizás más incisiva, por la notable fuerza del impacto  físico que tiene su danza sobre el público. Fuensanta ha recordado el flamenco más antiguo, dibujando incluso fragmentos graciosos de clásico español. Gracias a una refinadísima dirección Fuensanta La Moneta construye el retrato de una mujer de increíble contemporaneidad.

Incluso en el baile de Fuensanta – maravillosa tensión, casi violenta, ráfagas torrenciales sin fin de energía dinámica que la mueven- se puede leer el pasado del flamenco y su presente, así como el presente de todos.

Todo es armonioso, pero con furia. Inspiración repentina, como el rayo, perseguido unas veces por el valor del duelo, y otras por la penetrante pulsación de los músicos y los cantaores, la hacen bailar casi con rabia, con pasos y gestos inconexos que después felizmente se recomponen en una áspera y robusta, armonía de un baile tan femenino  como intrépido. Inolvidable.

GRANADA HOY. 23/7/2009. Jorge Fernández Bustos

Los veranos del Corral. Granada.

“…La propuesta de Fuensanta La Moneta y Rafael Estévez deslumbró. Con un montaje ex profeso para la ocasión e irrepetible, elevaron los niveles artísticos hasta altas cimas” “…La Granaína que baila Fuensanta es antológica, de una delicadeza y, al mismo tiempo de una fuerza especial…” “…Si a alguien le cabe duda, que vea a La Moneta bailar por solea y firma lo que sea…”

IDEAL DE GRANADA. 22/7/09. José Manuel Rojas

Los veranos del Corral. Granada.

Y es que la teatralidad no es el exceso sino el efecto, un tesoro que ‘La Moneta’ lleva en el DNI y en el ADN cuando mira al patio y parece decir “aquí estoy” o cuando contrae su cuerpo para querer tocar el cielo de Granada con las manos a la par que mueve la bata de cola. Dos maneras opuestas pero que se gustan y que tuvieron momentos comunes en el escenario con un inicio frenético por alegrías, los vistosos tangos y un remate de noche, cuando ya se llevaba casi hora y medio de recorrido sin pausa, en que reafirmaron que la emotividad no las dan las grandes producciones sino la capacidad de hacerla nacer.

EL CORREO DE ANDALUCIA. 11/7/09. Manuel Bohórquez

Festival Flamenco Mont de Marsan. Francia.

Bailar flamenco a las cuatro de la tarde, aunque sea en Francia, es algo nada fácil. Sólo una bailaora de raza como Fuensanta La Moneta, una granadina de un temperamento impresionante y de sólo 24 años, está capacitada para hacerlo. El Teatro Municipal se llenó para ver su espectáculo Lo que trae el aire, una obra sencilla en la que contó con las voces enjundiosas de El Galli y Miguel Lavi, además de con las buenas guitarras de Miguel y Paco Iglesias. Esta bailaora no necesita nada más para poner la carne de gallina con una farruca gitanísíma, como ella, que es gitana hasta cuando no baila. ¡Pero cuando baila es tan gitana que lastima! Es bailaora de seguiriyas, de soleares, de bulerías y de otros palos muy calés. Y no es sólo un prodigio de fuerza, por sus escasos años: el buen gusto, cómo lo vive y cómo lo siente, consiguen que verla bailar en vivo y en directo sea una gran experiencia. Eso es bailar gitano.

LA VERDAD. 28/3/2009. Patricio Peñalver

Cumbre Flamenca de la CAM. Murcia.

“…entró muy despacio sobre el escenario con vestido negro de bata de cola, con pespuntes rosas, y ejecutó un soberbio baile por granainas… turno al baile por solea y La Moneta volvía a entrar despacio y, ya en los primeros compases, demostraba su gran dominio del compás, su hondo dramatismo expresivo…”

ABC. 17/3/2009. Manuel Ríos Ruiz

Teatro de la Zarzuela. Madrid

“… domina perfectamente su bagaje estilístico y en cada estilo deja patente y vibrando su indiscutible personalidad, al injertarle su concepción al genero.

La Moneta desarrolla en “Entre la luna y los hombres” un programa sumamente completo. Y desde la estampa titulada “Cal” que abre el repertorio deja patente su calidad y saberes interpretativos en malagueña, rondeña y jabera. Después alienta una singular guajira, bajo la égida de”Perdedora”. Y es una taranta, la que responde al titulo del montaje, para pasar a la farruca “Sueños” verdaderamente personificada. Finalmente, no podían faltar las soleares, las bulerias y las siguiriyas, donde La Moneta le pone moño a su actuación con su temperamento y su nata hondura. La bailaora granadina es una artista de raza, que se inspira en el aura de la inmortal Carmen Amaya, para poner de relieve su entrega y el enamoramiento que le despierta su arte.

LA RAZÓN. 15/3/2009. Balbino Gutiérrez

Teatro de la Zarzuela. Madrid

“…Hora y cuarto de baile autentico sin más alivio que los silencios, que también son baile. El espectáculo es ella, La Moneta, arropada por un grupo de atrás eficaz y el cante adecuado y bonito de la cantaora malagueña Eva Duran. Criada artísticamente en el Sacromonte granadino, Fuensanta hace honor a la primera raíz de su nombre, porque es una autentica fuente de baile. Baile racial, sensual; baile sintético porque modera los excesos de la casta e incorpora elementos artísticos evolucionados…”

EL PAIS.COM. 12/3/2009. Ángeles Castellano

Teatro de la Zarzuela. Madrid

“…Ataviada con un simple camisón blanco la mayor parte de la obra, La Moneta domina la escena con su baile. Ocupa el espacio y sabe colocarse…” “…con fuerza, escuchando el silencio, colocando los brazos y dando espacio al zapateado. La Moneta juega con su baile a ser torera, atrevida, pero sin alardes, en su sitio…”

SALZBURGER NACHRICHTEN. 9/3/2009. Karl Harb

Bienal de Salzburgo.

“…precisamente la noche de flamenco con La Moneta, con su pasión y su quejio, junto a sus cantaores y guitarristas, nos despertó un fuerte deseo por conocer en profundidad el flamenco…” “…Fuensanta y su compañía representan la fuerza pura y la verdad del flamenco…”

LA VOZ. 6/3/2009. Antonio Conde.

Festival de Jerez

“… Se pierde entre las sabanas mientras empieza a regalar la cristalina pureza de un baile que irradia estremecimiento.

Su rostro lanza miradas furtivas que lo dicen todo. El abanico se sostiene en la guajira. Se impone la calidez del ritmo cubano. Cuando entra en escena la farruca, el baile se apodera de ella. Un resquicio de Carmen Amaya parece vislumbrarse en su imagen. Con pantalón y espalda descubierta le gana la batalla al baile. Su racialidad se enzarza en pasos de gran carga flamenca..”
DIARIO DE JEREZ. 6/3/2009. Francisco Sánchez Múgica.

Festival de Jerez

“… Me gusta como baila La Moneta. Sus cambios de ritmo, su astuta combinación de los clímax y anticlimax, de las subidas y las bajadas en la intensa montaña rusa que representa su volcánico baile. Valoro su capacidad dramática y, en especial, ese dominio total de su cuerpo: desde la cabeza a los hombros, desde su cintura hasta la punta de sus pies descalzos. Admiro ese temperamento larvado, esa fuerza expresiva cual olla a presión a punto de eclosionar. Cómo emana fuego mientras sube su camisón mostrando fibra. Me gusta cómo se mueve Fuensanta. Delicada y sensual, reflexiva y silenciosa, racial y explosiva. Me gusta su baile…”

FLAMENCOWORLD. 5/3/2009. Silvia Calado.

Festival de Jerez

Quizás la pega es que este sobredimensionar el espacio, usando toda la altura de la caja, empequeñece a la solista, que ha de redoblar esfuerzos para crecerse y concentrar la atención del espectador. Aunque ese peligro sólo se roza en algún momento, pues La Moneta se basta para ser centro. Tiene en este espectáculo la novedosa capacidad de ser muchas más bailaoras de las que hasta ahora ha sido. La sensualidad, la dulzura, el dolor, la fuerza, la violencia y la debilidad se conjugan en sus movimientos, en sus potentísimos ojos y en el difícil acto de caminar por la tabla, asumiendo los dramas y satisfacciones de esas otras mujeres por las que aquí se preocupa. Abandolaos, guajira, farruca, soleá, bulerías y seguiriyas son las formas que aquí toma, casi sin respiro, su danza… y también su pensamiento.

ABC. 1/2/2009.  Alberto García Reyes.

Jueves Flamencos de Cajasol. Sevilla

“… en la seguiriya avivó el tiempo hasta poner el escenario en candelas vivas y sacar al Extremeño de la cueva del olvido sevillano…”.

EL MUNDO. 31/1/2009. Manuel Martín Martín.

Jueves Flamencos de Cajasol. Sevilla

“…La Moneta está llamada a abrazar la gloria. Afronta el baile sin adornos fatuos y resuelve los problemas escénicos a modo de un ciclón invocador, como un canto a las fuerzas telúricas. Pero lo hace con tal desenfadada nobleza que uno no puede menos que dejarse llevar por su energía, su talento y sus sueños, el mundo interior de una artista que apunta al portento de un final glorioso…”

DIARIO DE SEVILLA. 30/1/2009. Juan Vergillos.

Jueves Flamencos de Cajasol. Sevilla

“…La Moneta ha entrado en el club de los privilegiados. Me refiero a ese puñado de artistas capaces de hacernos sentir un temblor de emoción en la columna vertebral…”